LA IMPORTANCIA DE LA AUTODEFINICIÓN

Trabajando en las consultorías con todo tipo de autores (de ficción y no ficción; más experimentados o noveles…), me encuentro siempre con un punto de partida sin trabajar y que es fundamental para posicionar a cualquier autor en el mercado:  la autodefinición. 

Como bien indica el diccionario de la RAE, autodefinirse supone «describir las características que se consideran fundamentales de la propia persona o del colectivo…». Pues bien, el paso previo para que un autor se de a conocer y promocione su obra o su  actividad literaria (del género que sea), a su público, parte de que tanto él como su obra sean RECONOCIBLES, ya sea por sus diferencias respecto a otros o por las características que le son esenciales y le hacen valioso. Si no somos capaces como autores de describir nuestras bondades, estilos, colores, gustos, referentes… difícilmente llegaremos a nuestros lectores.

Tenemos que mostrar aquellos aspectos que nos hacen «deseables» frente a otros. Que el lector me «elija a mi»,  también depende de mi trabajo previo para darme a conocer y ofrecerles la IMAGEN que yo quiera mostrarles.

Preguntas tales como: ¿Por qué existes como autor? ¿Qué adjetivos te describen? ¿Qué aportas a tu público?¿Cuál es tu filosofía? ¿Cuáles son tus estilos? ¿Quiénes son tus referentes? ¿Cuáles son tus temas? ¿Cuáles son los motores que inspiran tu creatividad? ¿Cuál es tu proyecto?¿Qué beneficio otorgas con tus libros? ¿En qué eres experto?

Todo ello, conforma la base sobre la que trabajar «tu sitio» en el mercado. Un punto de partida desde el que diseñar una estrategia coherente y un hueco que solo puedes llenar

Si eres autor, empieza ya a «buscar tu sitio» desde tu AUTODEFINICIÓN, sin la cual, no serás más que «uno más», o sea, «uno menos».